Me duele la cabeza

Como el rímel corrido de mis entrañas, llegaste para no marcharte. Otra noche más de lunas ensangrentadas, de pieles degolladas y pestañas sin amor.

Últimamente me duele todo. Me duele el mundo, me dueles tú, me duele la vida. Que escayolen todo mi alrededor, por favor, que me asfixien en algún contenedor.

La piel de mi alma son escamas raídas, la piel de mis palabras son retales de ser humano.

Dame ojos que yo no veo, toma mis miradas que yo ya no las quiero.

1 comentarios:

Laura Larouge dijo...

A mi también me pasa a veces eso de que me duele hasta el sol en las paredes. Es un texto increíble, como siempre!
Un beso!

Publicar un comentario

Back to Top