No me convenzas de tus mentiras


No conseguiré creerme tus ojos llenos de lágrimas, tampoco esas manos preocupadas. Soy yo la que se larga, veo que aquí ya no pinto nada. No me creo tus palabras. Ese vacío de tus miradas te delata. Eres la ninfa que se convirtió en arpía al madurar. Me dueles. Me dueles tanto que no te puedo ni nombrar. Eres tan mala. 
Eres tan yo

1 comentarios:

Laura Larouge dijo...

Me siento identificada con la entrada...es preciosa. Por cierto, ya te haré un interrogatorio que me gusta como tienes "amueblado" el blog. jajajaj
Tienes una pasada de blog =)

Publicar un comentario

Back to Top